Páginas vistas en total

domingo, 12 de febrero de 2012

LA DERECHA, DE NUEVO INCIVILIZADA




Cuando agonizaba el dictador Francisco Franco, y más aún durante el período de transición a "la democracia", la derecha que había sido su sostén y, por tanto, cómplice de sus desmanes, a lo largo de 40 años, comenzó a desmarcarse sigilosamente para subirse al carro de los nuevos tiempos y conseguir que se hiciera realidad el dicho del propio dictador, de que dejaba todo atado y bien atado. No olvidemos que fue el propio Franco quien, despreciando como hizo todo el tiempo la voluntad de los españoles, impuso a Juan Carlos en 1969 como su sucesor y rey de España. Aquella derecha, acuñó entonces el concepto de "derecha civilizada", término al parecer inventado por José María de Areilza, conde consorte de Motrico, para definir una nueva clase política emergente que decía o procuraba no tener, las características tradicionales de la derecha. Areilza (consejero general del Movimiento entre 1946-1958) fue definido por Ramón Chaos como "monárquico en su juventud, falangista durante la guerra civil y organizador implacable de la represión en Bilbao" de la que fue alcalde al término de la guerra. Fue el mismo que en 1941, enardecido por el avance de las fuerzas nazis, escribió un libro titulado "Reivindicaciones de España", en que además de Gibraltar, pedía parte de las conquistas que los nazis consiguieran en el norte de África, a costa de Francia. Al franquismo prestó valiosos servicios sobre todo cuando siendo embajador de Estados Unidos en 1954 forjó los acuerdos bilaterales que sacó a España del aislamiento internacional, entregando las bases en suelo español a cambio de 1.750 millones de dólares. Otro servicio que a punto estuvo de conseguir estando en la embajada de Paris, fue el de la entrada, en los años 60, en la comunidad europea, que no se consiguió, por el fusilamiento de Julian Grimau, ordenado por el gobierno fascista en el que figuraba como ministro el recientemente fallecido -otro baluarte del franquismo- y enterrado con todos los honores, Manuel Fraga Iribarne. Estos forjadores de la llamada "derecha civilizada", fueron hombres aislados o en periodo de organización, partidarios de conceder ciertas libertades sociales y políticas, siempre que éstas les permitieran afianzar su dominanción de clase, sin necesidad de recurrir a métodos arcaicos y violentos. Una vez organizados, los líderes de estos partidos o sus hombres en la sombra, no salen ya de los partidos clásicos, sino directamente de las propias empresas y, actualmente de la banca o apoyados por ésta.

Con el reforzamiento del capitalismo financiero y la dictadura de los mercados, la que se llamó en su momento "derecha civilizada" se ha quitado la careta para volver ser incivilizada. En un solo mes de gobierno del PP de Rajoy, se ha retrocedido años luz en el bienestar social de los españoles, recortando tajantemente sus derechos y conquistas democráticas y laborales, retrociendo en servicios de sanidad y educación, y volviendo a situar España, contraviniendo la Constitución, como un Estado, de hecho confesional, católico, apostólico y romano, servil a los dictamenes de los mercados y señores de la guerra.