Páginas vistas en total

viernes, 5 de octubre de 2012

LEGIONARIOS AL PPODER

Ignacio González, el nuevo presidente de rebote –ascendido por la “lideresa” Esperanza Aguirre como pago de los múltiples servicios prestados- de la Comunidad de Madrid, secretario general, además –fruto de las intrigas palaciegas de la lideresa- del PP de la capital de España, ha cerrado nada más subirse a la poltrona presidencial, seis de los ocho puntos de encuentro familiar que gestionaba la Comunidad Autónoma. Este tipo de centros se ponen en funcionamiento para garantizar que se cumpla el régimen de visitas y el derecho de los hijos a relacionarse con sus padres en casos de separación conflictiva. Lo grave no solo está en el cierre, sino en su futura sustitución por otros de gestión privada, preferentemente controlados por los Legionarios de Cristo, a través de su Fundación Altius, que se han apresurado a abrir su Punto de Encuentro Familiar “Francisco de Vitoria”, para que Ignacio González ponga a su merced el servicio. 
Por si alguien no lo sabe aún, los legionarios de Cristo, son una secta católica ultraconservadora fundada en 1941 en México por el sacerdote pederasta Marcial Maciel. Según datos de 2010, la congregación, ha conseguido tener presencia en 4 de los cinco continentes y con casas establecidas en 22 países. También cuenta con 3 obispos, 889 sacerdotes y 2.373 seminaristas. Su movimiento seglar es el llamado Regnum Christi, que cuenta con 68 mil miembros en 37 países. La Legión de Cristo maneja 15 universidades a través del Red de Universidades Anáhuac, 43 institutos de estudios superiores y 175 colegios con un alumnado total de aproximadamente 122 mil personas y separados por sexo. Tiene en la mira expandirse a países con población católica de Asia, como Corea y Filipinas. A donde sea que vayan, los legionarios trabajan con la clara intención de captar a los hijos e hijas de las clases más pudientes. El periodista Jesús Rodríguez, en su libro publicado por la editorial Debate, La confesión. Las extrañas andanzas de Marcial Maciel y otros misterios de la Legión de Cristo, recoge la evolución de los Legionarios de Cristo desde la primera llegada a España de su fundador, entonces un joven sacerdote mexicano de 26 años que encontró en la España franquista de los años cuarenta un auténtico paraíso para la puesta en marcha de una Congregación ultra conservadora, que vive ahora sus horas más bajas tras haber sido intervenida por el Vaticano, a raíz de los abusos sexuales y escándalos económicos de su fundador. Los Legionarios de Cristo llegaron a España en 1946 para recibir formación en la Universidad Pontificia de Comillas (Santander), y con el objetivo de estar lo más cerca posible de Roma, para conseguir el reconocimiento papal. Tras cuatro años fundaron casa en la capital italiana, dejando a unos apostólicos en España encargados de hacer proselitismo desde un hotel balneario de Santander, que comprarían tras dos años de alquiler. En 1958 abrieron la segunda casa española en Salamanca, para instalarse en Madrid en 1965 con la llegada del padre Alfonso Torres. El propio Torres expresa en su libro La prodigiosa aventura de los Legionarios de Cristo, la competencia tremenda que ha supuesto el OPUS DEI para el reparto de la tarta. Por ello, lucharon por conseguir un centro de prestigio en España utilizando al ex ministro de Aznar, José María Michavila cuando era secretario general de la Universidad Complutense de Madrid y al rector ultracatólico de la misma, consejero de Educación con Gallardón en la Comunidad de Madrid, Gustavo Villapalos. Gracias a ambos, consiguieron la aprobación para que el centro universitario Francisco de Vitoria, edificado en las cercanías de Madrid, lograse categoría de "adscrito a la Complutense", lo que les abriría las puertas del alumnado más exquisito que era su objetivo económico. Con Aznar, el OPUS vuelve a ocupar, como en la época de Franco, despachos ministeriales, y los legionarios o “Millonarios” de Cristo –como los llaman en México-, presionan inútilmente a dirigentes del OPUS y del PP, como Isabel Tocino, para conseguir sus fines, lo que provoca discrepancias de “competencia desleal” y que el propio Michavila acabe distanciándose de ellos. Sin embargo, el daño está hecho. La mujer de Michavila, y la segunda de Álvarez Cascos, ex dirigente notorio del PP aznarista, hoy con su propio partido conservador en Cantabria, fueron aleccionadas en las aulas de la Francisco de Vitoria. Cuando Aznar ganó las elecciones por segunda vez y con mayoría absoluta, logra infiltrarse en la Moncloa un secuaz de Villapalos. Daniel Sada, que cuenta con un hermano entre los Legionarios, fue fundador del IUVE, la principal organización universitaria de estudiantes montada por los Legionarios al amparo de la Complutense madrileña en época de Villapalos. La Moncloa se divide en legionarios y en opusdeistas, según fueran del entorno de Aznar o su mujer, la actual alcaldesa de Madrid, de rebote, por dimisión de Gallardón, Ana Botella. Esta situación motivó la chistosa argumentación de Alfonso Guerra al hilo de los enfrentamientos en el PP por la sucesión: "hasta el matrimonio Aznar tiene enfrentamientos, y por un lío de faldas… No, no penséis mal, si fuera por lo que pensáis yo no me metería en eso. Es que uno está por las faldas del Opus Dei y el otro, por las de los Legionarios de Cristo". La Francisco de Vitoria es la clave de la expansión de los Legionarios en España al igual que la Universidad de Navarra es la joya de la corona del Opus. Sin embargo, no han fructificado sus intentos de infiltrar a algún legionario militante en el Consejo de Ministros, aunque La hermana de Ana Botella, Macarena, es la actual directora de relaciones institucionales de dicha Universidad. El periodista Jesús Rodríguez afirma que hay una comunión de ideas casi teocrática: no al aborto, no al matrimonio entre personas del mismo sexo, no a la investigación con células madre, hay una línea política y una línea religiosa que se entrecruzan". 
Sobre la catadura moral del fundador de los Legionarios, Marcial Maciel, la periodista mexicana Anaitze Aguirre, ganadora del Premio Ortega y Gasset de periodismo en 2008, periodista de investigación experta en derechos humanos, inmigración y género, lo describe como un personaje de terror, “de la perversidad más grande” que en cuanto funda la secta “forma una especie de harén y empieza a abusar sistemáticamente desde el principio. Le gustaban rubios y blanquitos. Les hacía ir a su habitación y les decía que tenía permiso del Papa para que le dieran masajes. Esas víctimas eran demasiado pequeñas para entender qué sucedía. Les decía que el Papa le daba permiso para que lo masturbaran. Algunas de las víctimas fueron violadas a partir de los ocho años y de manera sistemática durante diez o quince años. Era morfinómano y eran testigos de cómo se inyectaba”. Afirma además la periodista que las primeras denuncias por abusos sexuales se dieron en los 50 pero el Vaticano las ignoró. Realizó una investigación superficial y las segundas denuncias llegaron en los 80. En ese momento Maciel tenía una posición de poder en el Vaticano y le bastó entregar sobres con dinero a la Secretaría de Estado o la Congregación para la Doctrina de la Fe, que estaba dirigida por el actual Papa. Con ese dinero dedicado a realizar las obras más pías logró mantenerse. El Vaticano hizo oídos sordos de las denuncias de las víctimas, imponiéndose durante el pontificado de Juan Pablo II, una ley del silencio ya que "La Legión inyectaba dinero y ganaba adeptos, incrementando las vocaciones, y eso era demasiado importante para la Iglesia", y acabaron convirtiéndose con el paso del tiempo junto a los neo catecumenales de Kiko Argüello en los "marines del Papa", una fuerza de choque con gran acción de proselitismo y un adoctrinamiento ultracatólico a través de sus obras educativas", utilizándolos para desplazar a la Teología de la liberación e implantar su modelo ultraconservador. 
La citada periodista mexicana confirma que los Legionarios funcionan como una secta: “Las familias entregan a sus hijos e hijas, los niños y niñas no tienen derecho a comunicarse con sus familias. El hijo o hija cede su patrimonio a la Legión, el lavado de cerebro es absoluto. He entrevistado a muchos padres que cuentan cómo la Legión les robó. Maciel es la figura predominante y el hombre que está incluso por encima de Dios; le llamaban mon père, nuestro padre”. Se quedan con muchísimo dinero y propiedades, que en momentos de crisis como ahora revenden para seguir ganando dinero. Dado su volumen de negocios, tuvieron que nombrar un Administrador Territorial de la Legión de Cristo para los territorios de España y Francia (que incluye también Irlanda, Suiza, Bélgica y Costa de Marfil). Su función es ayudar a los Directores Territoriales a velar por el patrimonio, para que los recursos económicos de la Legión de Cristo se usen bien, de manera eficaz y sensata al servicio de la misión de la Iglesia, o sea, de ellos. En una carta firmada por Jesús María Delgado, director territorial para España de la Legión, se informó a todos los miembros de la orden  respecto de la implantación de un “sistema profesional para la gestión económica y administrativa” de obras. Este administrador, Oscar Sánchez, de nacionalidad mexicana, se hizo cura después de 14 años en la Legión. En declaraciones suyas a El Siglo en 2002, confesó la existencia de cuentas en dos entidades bancarias suizas, según él, para poder recibir donativos de bienhechores del país, “gente generosa que apoya nuestros proyectos educativos, de acción social y de evangelización”. Además, en Suiza tienen una academia internacional de formación para chicas en edad preuniversitaria, en régimen de internado, que requiere, de una sociedad y de cuentas bancarias para su operación y administración. Manejan un fondo de inversión, el Integer Ethical Fund, que es administrado y gestionado por el banco Pictet en Luxemburgo, donde, según este apoderado, “se conserva algo del dinero que los legionarios y consagrados han recibido como herencia”. Afirma Oscar Sánchez que de manera ordinaria, calcula que sus sueldos están “un poco debajo de la media tabular para cada posición gerencial y directiva. Es decir, si la media salarial para un gerente o un director es de 100, pues nosotros no podemos pagar mucho más allá de 85 ó 90. Las personas que vienen a trabajar con nosotros buscan un salario justo, pero generalmente les mueven también otro tipo de motivaciones que trascienden el mero interés económico”. Afirma que la Legión de Cristo tiene un presupuesto de alrededor de unos 650 millones de dólares. Casi todo este recurso lo produce su red de escuelas. Los donativos llegan a cerca de 100 millones de dólares al año.
En marzo de 2009, el Vaticano y la Legión de Cristo anunciaron que el papa Benedicto XVI había ordenado una investigación sobre el fundador de la congregación, Marcial Maciel, tras tener conocimiento de que su fundador procreó varios hijos siendo sacerdote, además de que hasta su muerte fue denunciado repetidamente de acusaciones por abuso sexual a varios niños y seminaristas, incluyendo a sus propios hijos Maciel murió hace dos años y nunca fue juzgado por sus crímenes, ni siquiera pidió perdón a las víctimas de sus abusos sexuales. Sin embargo, su obra maquiavélica continúa. Ya el periodista Jesús Rodríguez dijo en su libro que si el PP ganaba las elecciones, eso supondría una nueva válvula de escape para los Legionarios que aspirarán a una época de más esplendor que la que han vivido con el gobierno socialista". Y así está siendo.