Páginas vistas en total

miércoles, 22 de febrero de 2012

23-F...

Escribo un 23 de febrero, 31 años después de la ignominiosa tarde en que el golpista Tejero y simpatizantes amenazaron una vez más la libertad en España. El no haber sabido cerrar definitivamente aquella herida a la democracia, ha provocado siempre dudas, de si el ultraderechismo inspirador, con raíces en la dictadura franquista, ha seguido latente o levantaría de nuevo cabeza. El dictador sigue enterrado en su templo de horror, mientras todavía muchos caídos del bando legal, pero perdedor, siguen esperando en cunetas o tumbas anónimas ser encontrados por sus familiares. Para colmo, 31 años después de aquel hecho funesto, un juez es sentado en el banquillo de acusados por querer investigar los delitos propiciados por el franquismo. 31 años después, todavía es peligroso manifestarse en la calle pacíficamente a favor de unos derechos humanos básicos y hay jefes de policía que siguen considerando y denominando al pueblo soberano como "enemigo". Y ese jefe de policía, que sepamos, 48 horas después sigue tan campante en su cargo. Vivimos un tiempo de privilegio para la cúpula vaticanista española, como lo fue en la dictadura, a diferencia de que ahora existe una Constitución democrática que define España como estado aconfesional. Esta cúpula vaticanista aparece periódicamente en la prensa de manera sistémica en un plan previamente organizado con declaraciones provocadoras para aquellos ciudadanos no creyentes o creyentes en otras religiones y filosofías. La presentación en la galería madrileña Fresh Gallery de una exposición fotográfica del artista canadiense Bruce laBruce denominada "Obscenity" ha puesto en marcha el ultraderechismo español como en los viejos tiempos en que atentaban contra librerías al más puro estilo nazi. La ultraderecha, se característiza por la arrogante violencia, muchas veces física, aunque su uso no le sea indispensable. La mentalidad violenta les define en su fin de aniquilar por medio del miedo la forma de pensar de los demás. El ultraderechista vive en un estado de crispación contínua y para él, solo hay correligionarios o enemigos. Necesitan ciega unanimidad a su alrededor y acuden corrientemente a manipular los sentimientos religiosos con el ejemplo de la expulsión de los mercaderes del templo por Cristo como bandera. Se consideran mesiánicos, llamados a la salvación ajena y de la patria. Otra de sus características es la cronofobia, horror visceral al paso del tiempo. Duverger decía que a un fascista le gusta cantar más bien el ayer para encontrar la tradición perdida, o sea, el inmovilismo y la nostalgia. Son irracionales, atrapados en el revelador grito del legionario Millán Astray de "¡Muera la inteligencia!". La ultraderecha en España ha hecho acto de presencia en España hace unos días rompiendo en la madrugada los cristales de la galería citada. Si preocupante es esta acción, claramente en contra del derecho al ejercicio de la libertad, preocupante es también que militantes de la denominada "Alternativa Española" se apostaran poco después -en sospechosa relación- ante la galería para manifestarse contra la exposición que consideran ofensiva e irreverente para los católicos. Además, han amenazado como acto de presión con rezar el rosario cada viernes mientras siga abierta la exposición. No tenemos constancia de que la cúpula eclesial española haya comentado algo al respecto, otorgando -como se dice- al callar; imponiendo su criterio a costa de la libertad de los demás, de aquellos que pueden considerar ofensivo o irreverente para la realización del ser humano muchas prácticas animadas por esta Curia. Y hasta ahora, nadie lo ha dicho, ni les ha amenazado violentamente. Solo les ha pedido el mismo respeto que ellos exigen basándose en no sé que derecho.

martes, 21 de febrero de 2012

CARNAVAL, CARNAVAL...


Se acaba el Carnaval un año más. Un Carnaval cada vez más distante del pueblo. Un Carnaval convertido en mero espectáculo turístico.Ya avisaba hace un siglo la prensa de Las Palmas de Gran Canaria, que el "carnaval culto" oficialmente organizado por el ayuntamiento -en aquellos años circunscrito a un escenario y una serie de actos en la Alameda de Colón-, acabaría con la filosofía de la propia fiesta. “No deben concretarle a la Alameda: el carnaval está principalmente en las calles”. En la Alameda -añadía la prensa- no se divierte, se entretiene. Se le concentra en la Alameda y se deja desiertas las calles, “un excelente sistema para matar el carnaval”. Ahora que desaparece con los espectáculos de la Alameda, “conviene conservar en la memoria esta impresión, que creo es la de todo el mundo, para que los espectáculos sean el año que viene breves y pasajeros, y compatibles con el carnaval de calle, con el verdadero carnaval".
Hablamos de principios del siglo XX, en que se habían introducido costumbres foráneas como las serpentinas y los huevos-tacos (huevos rellenos de serrín, de papelillos de colores, de harina y hasta arena que se lanzaba la gente, y que acabaron siendo prohibidas en 1902 por su peligrosidad). Antonio Jorge dejó escrito en la Efemérides, que el Carnaval de Las Palmas no tenía las abigarradas muchedumbres ni presentaba la orgía de colores que hiciera célebre el de Venecia. No había en él el espectáculo de las interminables filas de coches en el Prado ni las pedigüeñas estudiantinas por todas partes que caracterizaban el carnaval madrileño. Tampoco nada que se pareciera a la aglomeración en las ramblas de Barcelona. “Su encanto proviene de su carácter íntimo, casi patriarcal, de su verdadera alegría. Las casas se abren todo el día a todos. Se entra, se bebe –esto copiosamente-, se baila a los sones del piano que toca el primero que se le ocurra. No hay necesidad de vestirse de máscaras para tener y usar este derecho de visita y bebida, y a pesar del abuso, la justicia no tiene que intervenir".
La animación se encontraba en casas particulares, sociedades o el propio teatro Pérez Galdós, donde el pintor Néstor realizaba celebradas escenografías como la del baile de las mariposas en 1906 con 350 de ellas multicolores colgadas en torno a una gigantesca sombrilla japonesa que acababa en un arco de mil bujías. En vez de murgas, había estudiantinas con gran espíritu de competencia y que producían gran animación. Pero, el auténtico disfrute se encontraba en el risco de Nicolás: "Un camino algo penoso subiendo el callejón de San Francisco, calle Real, se sigue por los riscos y veredas y se llega a uno de los salones donde se rinde culto a la diosa taifa. El salón 3 ó 4 metros de largo por 2 ó 3 de ancho. Su mobiliario, una cómoda (con su forro), unas sillas de mal pintado pino sobre la cual álzase un estante repleto de bebidas alcohólicas. ¡No se explica una taifa sin alcohol! En un rincón del cuartucho la pareja de tocaores puntea un walls. El baile empieza. Nos dirigimos en busca de una pareja quela pieza termina. Hemos bailado una taifa que nos cuesta de 20 a 30 céntimos (según elcapricho de la pareja) importe de una convidáa. La atmosfera nauseabunda, el humo de los cigarros, el olor de las bebidas, hacen olvidar el calor asfixiante. Es una de nuestras costumbres más curiosas y tradicionales".
En la Unión Liberal (1905), con firma de Oulac se hablaba de las taifas y sus personajes que "abundan por las alturas para danzantes de paladares estregados o fieles a las tradiciones risqueriles", sobre todo en el famoso Salón Durante:
Allí la ilustre Adelaida,
El genial Juan Jinorio,
La Petrilla y la Zoraida
Ofrecen fuerte jolgorio.
Todo el mundo se cimbrea
Al son de honestas canciones;
Abundan los bofetones
Y no falta la pelea.
Después del baile al hotel,
A nuestro hotel popular
Unos; otros van al hospital
Y unos cuantos… a beber,
A beber un poco más”
La verdad -decían- que el que no se divertía en Las Palmas era porque o tenía un fuerte catarro o una fuerte mujer que le impide actuar de noctámbulo por esos riscos de Durante y compañía.
La cabalgata se llevaba a cabo con batalla de flores, por las calles General Bravo, ala oeste de la plaza Cairasco, calle Remedios y Peregrina. Los carruajes entraban por la calle Muro y para verlos, se instalaban palcos en la Alameda y plaza Cairasco, a 15 pesetas, vendiéndose los tarjetones en el Hotel Madrid.

jueves, 16 de febrero de 2012

JOSÉ LUIS GÓMEZ, ACTOR Y DOCTOR "HONORIS CAUSA"


Hay universidades bisoñas, de escaso calado histórico y más aún profesional y académico, como la de Elche, que apuestan por "doctorar" a un personajillo como Francisco Camps por haber sido ex-presidente de su comunidad y "amigo" del alma, y hay otras de gran prestigio, excelencia fuera de toda duda y alcance histórico como la Complutense que aciertan al dignificar la sociedad en que se asientan y su gente apostando, como hizo su rector saliente Carlos Berzosa el pasado año, antes de dejar el cargo, nombrando al reconocido actor José Luis Gómez (Huelva, 1940), doctor "honoris causa". Berzosa, con su valiente decisión, no solo ha dignificado la labor de una gran personalidad de la cultura española, sino a todo lo que representa. En su discurso improvisado -reproducido en la revista ADE nº 135-, con evidentes alusiones a lo que ha significado el teatro en su vida particular y académica estuvo ocurrente al decir que "el teatro está muy vinculado a la Universidad, pero debería estarlo más e impartirse a todos, tambiéna abogados o economistas", añadiendo que "hay que conocer la realidad, no quedarnos encerrados en nuestras aulas o despachos. Hay que asistir con mayor frecuencia al teatro. No basta con saber las grandes cifras de la economía. Me viene a la memoria el famoso discurso del Vencereis pero no convencereis (*) que pronunció Miguel de Unamuno. Y yo, como él, también considero que quedarse callado equivale a mentir. No seamos el silencio de los corderos y alegrémonos de que, gracias al teatro, hoy sea un gran día".
La aportación de José Luis Gómez, como actor sin igual, director, gestor con su peculiar proyecto de La Abadía en Madrid, es manifiestamente rica. Nació en Huelva, en el seno de una familia hostelera, profesión que siguió inicialmente, hasta que en los años 60, estando estudiando hostelería en Alemania, siguiendo la voz interior de su gran afición, estudió teatro. Y con el baremo de su formación académica actoral en Alemania y luego en Wroclaw (Polonia) con Grotowski y su experiencia del "teatro pobre", decidió regresar a España en 1972 para realizar un inolvidable montaje del texto de Kafka "Informe para una academia". Poco después, un buen puñado de aficionados al teatro de esta isla, quedaríamos impactados de su trabajo actoral presenciando ese espectáculo en el teatro Pérez Galdós y compartiendo personalmente con él sobre teatro en un masivo coloquio en la Casa de Colón.
Esta gran personalidad del teatro español para quien su profesión consiste en el fondo en "dejarse afectar" por destinos humanos, confiesa haber seguido en el trabajo común de su proyecto de La Abadía, lo expuesto por Joseph Conrad en su libro "El espejo del mar" al glosar los constructores de barcos de madera: "La pericia de la técnica, es más que honradez: es un sentimiento no enteramente utilitario, que abarca la honradez, la gracia y la regla y que podría llamarse el honor de su trabajo. Está compuesto de tradición acumulada, lo mantiene vivo el orgullo individual, lo hace exacto la opinión personal, y como a las artes más nobles, lo estimula y sostiene el elogio competente. Hay un tipo de eficiencia, sin fisuras prácticamente, que puede alcanzarse de modo natural en la lucha por el sustento. Pero hay algo más allá, un punto más alto, un sutil e inconfundible toque de amor y de orgullo que va más allá de la mera pericia; casi una inspiración que confiere, a toda obra ese acabado que es casi arte, que es el arte".
--------------------------------------
(*) Se refiere a la respuesta que el escritor Miguel de Unamuno, rector en ese momento de la Universidad de Salamanca, dio el 12 de octubre de 1936 al general legionario franquista Millán Astray tras lanzar su grito de "Muera la inteligencia".

martes, 14 de febrero de 2012

ALGUNAS PALABRAS DE GALDÓS




En esto tiempos de profunda mediocridad, de cruzada contra la inteligencia y el pensamiento libre, de persecución de intelectuales honestos, y arrinconamiento de artistas y creadores que no se pliegan a los intereses de la política bazofia que nos rodea, donde quien no se deja comprar su silencio o seducir por el poder, termina proscrito o marginado, tiempo en que no podemos confiar ni en papas ni reyes ni sus aduladores de turno, donde nos hace falta más que nunca luz para vislumbrar un futuro más humanamento solidario, justo y compartido, es bueno mirar atrás y recordar a quienes hicieron camino al caminar y alumbran con su ejemplo la senda a seguir. Tenemos por ejemplo a nuestro Don Benito Pérez Galdós (1843-1920), a nuestro universal Galdós a quien emociona poder recordar con regocijo a través de algunas de sus palabras:


"Yo espíritu turbado, inquieto... los que dudamos, bauscamos la verdad y sin cesar corremos hacia donde creemos verla, hermosa y fugitiva (1897, discurso en la Academía, Pereda).


"Voy a irme con Pablo Iglesias. Él y su partido son lo único serio, disciplinado, admirtable que hay en la España política". -Entonces ¿cree usted en socialismo?, le preguntan. "Sí, sobre todo en la idea. me parece sincera, sincerísima. Es la única palabra en la cuestión social".


"A los que me preguntan la razón de haberme acogido al ideal republicano, les doy esta sincera contestación: Tiempo hacía que mis sentimientos monárquicos estaban amortiguados; se extinguieron absolutamente cuando la ley de ascociaciones planteó en pobres términos el capital problema español".


"Voy a donde la política es función elemental del ciudadano con austeras obligaciones y ningún provecho, vida de abnegación sin más recompensa que los serenos goces que me produce el cumplimiento del deber".


"Respecto a la cuestión religiosa, distinguimos entre el aspecto espiritual y el aspecto positivista que en dicha frase se encierran. Lo concerniente al puro ideal religioso es digno de mayor respeto; lo que atañe al clericalismo, que es un partido político inspirado en brutales egoísmos y en el ansia de dominación sobre las conciencias y aun más, sobre los estómagos, no podemos menos de manifestar todos nuestros odios con tan ruin secta".

lunes, 13 de febrero de 2012

LA DEMOCRACIA EN PELIGRO


No es la primera vez que alertamos en este blog del peligro que amenaza a la democracia. La derecha, alentada por la troika económica que nos controla (Comunidad Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) y los partidos socialdemócratas compañeros de viaje, estan dibujando un nuevo orden mundial, basado en la insolidaridad, el tecnocratismo, la rapiña y la esclavitud de los desfavorecidos, que nos llevará al caos. Lo ocurrido en Atenas este domingo es un nuevo aviso. Hasta los socialistas del Pasok (exceptuando 11 coherentes militantes que se abstuvieron o votaron en contra y sobre los cuales caerá la represión de sus cobardes dirigentes) votaron por aceptar la sumisión a la nefasta Troika a cambio de 130.000 millones de € que solo servirá para pagar parte de la deuda que tiene el pais y que supondrá, además de la sumisión, drásticos recortes y echar a la calle en tres años a 150 mil funcionarios. El salario minimo se verá recortado un 22 % (equiparándolo al español). Pero llama la atención como unos desaprensivos políticos enarbolando "el miedo al caos" agachan la cerviz entregando tan sumisamente un país. Atenas fue la cuna de la democracia y de casi toda la cultura literaria, artística y técnica que ha conformado Europa en los últimos 25 siglos. Ahora, se convierte en cuna de la vergüenza, como lo fue cuando en 1967 un puñado de coroneles al mando de Papadoulos se hizo dueño del país con apoyo del entonces rey Konstantinos, hermano de Sofía, la reina de España. Ese apoyo fue determinante para que en 1973 el pueblo griego se decantara por el régimen republicano. La situación de Grecia amenaza como fichas de un dominó al resto de Europa. Alemania, que en época de Hitler ocupó y esquilmó Grecia, masacrando la vida de miles de ciudadanos, vuelve a hacerlo ahora sutilemente en la época de Markel. Y tristemente, quienes deben ser salvaguardadores de ese régimen político cuyo poder se debe al pueblo que lo elige, lo que hacen es provocar la indignación y mandar a la policía a amedrentar a los ciudadanos. Ni siquiera dejaron hablar al venerable compositor Mikis Theodorakis desde las escalinatas de la plaza Syntagma que da al Parlamento. Los incidentes fueron provocados por policías que le gasearon haciendo peligrar su vida en un inequívoco mensaje de que en esta nueva era de la dictadura de los mercados, la voz soberana del pueblo no vale. Solo su silencio y sumisión.

domingo, 12 de febrero de 2012

LA DERECHA, DE NUEVO INCIVILIZADA




Cuando agonizaba el dictador Francisco Franco, y más aún durante el período de transición a "la democracia", la derecha que había sido su sostén y, por tanto, cómplice de sus desmanes, a lo largo de 40 años, comenzó a desmarcarse sigilosamente para subirse al carro de los nuevos tiempos y conseguir que se hiciera realidad el dicho del propio dictador, de que dejaba todo atado y bien atado. No olvidemos que fue el propio Franco quien, despreciando como hizo todo el tiempo la voluntad de los españoles, impuso a Juan Carlos en 1969 como su sucesor y rey de España. Aquella derecha, acuñó entonces el concepto de "derecha civilizada", término al parecer inventado por José María de Areilza, conde consorte de Motrico, para definir una nueva clase política emergente que decía o procuraba no tener, las características tradicionales de la derecha. Areilza (consejero general del Movimiento entre 1946-1958) fue definido por Ramón Chaos como "monárquico en su juventud, falangista durante la guerra civil y organizador implacable de la represión en Bilbao" de la que fue alcalde al término de la guerra. Fue el mismo que en 1941, enardecido por el avance de las fuerzas nazis, escribió un libro titulado "Reivindicaciones de España", en que además de Gibraltar, pedía parte de las conquistas que los nazis consiguieran en el norte de África, a costa de Francia. Al franquismo prestó valiosos servicios sobre todo cuando siendo embajador de Estados Unidos en 1954 forjó los acuerdos bilaterales que sacó a España del aislamiento internacional, entregando las bases en suelo español a cambio de 1.750 millones de dólares. Otro servicio que a punto estuvo de conseguir estando en la embajada de Paris, fue el de la entrada, en los años 60, en la comunidad europea, que no se consiguió, por el fusilamiento de Julian Grimau, ordenado por el gobierno fascista en el que figuraba como ministro el recientemente fallecido -otro baluarte del franquismo- y enterrado con todos los honores, Manuel Fraga Iribarne. Estos forjadores de la llamada "derecha civilizada", fueron hombres aislados o en periodo de organización, partidarios de conceder ciertas libertades sociales y políticas, siempre que éstas les permitieran afianzar su dominanción de clase, sin necesidad de recurrir a métodos arcaicos y violentos. Una vez organizados, los líderes de estos partidos o sus hombres en la sombra, no salen ya de los partidos clásicos, sino directamente de las propias empresas y, actualmente de la banca o apoyados por ésta.

Con el reforzamiento del capitalismo financiero y la dictadura de los mercados, la que se llamó en su momento "derecha civilizada" se ha quitado la careta para volver ser incivilizada. En un solo mes de gobierno del PP de Rajoy, se ha retrocedido años luz en el bienestar social de los españoles, recortando tajantemente sus derechos y conquistas democráticas y laborales, retrociendo en servicios de sanidad y educación, y volviendo a situar España, contraviniendo la Constitución, como un Estado, de hecho confesional, católico, apostólico y romano, servil a los dictamenes de los mercados y señores de la guerra.

viernes, 3 de febrero de 2012

NADA CAMBIA A PESAR DEL TIEMPO



Diálogo entre Colbert y Mazarino (*): Acerca del Estado y la gente, durante el reinado de Luís XIV de Francia, el ‘Rey Sol’ (que me ha llegado y reproduzco):


Colbert: Para conseguir dinero, hay un momento en que, engañar [al contribuyente] ya no es posible. Me gustaría, Señor Superintendente, que me explicara cómo es posible continuar gastando cuando ya se está endeudado hasta al cuello...
Mazarino: Si se es un simple mortal, claro está, cuando se está cubierto de deudas, se va a parar a la prisión. Pero el Estado...!! cuando se habla del Estado, eso ya es distinto!! No se puede mandar el Estado a prisión... Por tanto, el Estado puede continuar endeudándose. Todos los Estados lo hacen!
Colbert: Ah sí? Usted piensa eso? Con todo, precisamos de dinero. Y cómo hemos de obtenerlo si ya creamos todos los impuestos imaginables?
Mazarino: Se crean otros.
Colbert: Pero ya no podemos lanzar más impuestos sobre los pobres.
Mazarino: Es cierto, eso ya no es posible.
Colbert: Entonces, ¿sobre los ricos?

Mazarino: Sobre los ricos tampoco. Ellos no gastarían más y un rico que no gasta, no deja vivir a centenares de pobres. Un rico que gasta, sí.
Colbert: Entonces cómo hemos de hacer?
Mazarino: Colbert, tú piensas como un queso de Gruyere o como el orinal de un enfermo!!. Hay una cantidad enorme de gente entre los ricos y los pobres!! Son todos aquellos que trabajan soñando en llegar algún día a enriquecerse y temiendo llegar a pobres. Es a esos a los que debemos gravar con más impuestos..., cada vez más..., siempre más! A esos, cuanto más les quitemos, más trabajarán para compensar lo que les quitamos¡¡. Son una reserva inagotable!!.

Y hoy, cuatro siglos después... el diálogo está vigente.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

*Giulio Mazarino (nacionalizado francés como Jules Mazarin) nació en Italia, estudió en España con los jesuitas y desempeñó cargos vaticanistas en la corte del borbón frances Luis XIII, donde manipulaba el todo poderoso cardenal Richelieu. Éste admirado de las "habilidades" de Mazarino, lo nombra cardenal sin ser siquiera cura y lo señala en su testatamento, heredero político suyo en la corte francesa. Mazarino redobló su poder al morir el rey y dejar a su hijo Luis XIV (el rey sol) de 5 años, bajo la regencia de la reina Ana de Austria (hija del rey Felipe III de España) y Mazarino, su amante (se especula históricamente con la homosexualidad del rey o su misoginia declarada). El susodicho cardenal, que ya vemos como en el diáogo con Colbert, se las gastaba, llegó a amasar la fortuna más grande del Antiguo Regímen, doblando a la de Richelieu. Dicha fortuna la generó especulando con fondos del Estado y con el valor de la moneda, además de comisiones en la venta de material al ejército, implicado en esa época en la larga guerra de los 30 años. Como decía el otro dialoguista, Jean Baptiste Colbert, al apresar a su antecesor Fouquet por malversación, al Estado no llegaba ni la mitad de lo cobrado en impuesto.