Páginas vistas en total

domingo, 16 de septiembre de 2012

CUESTIÓN DE MAQUILLAJE

Esta semana, aprovechando que Letizia ha cumplido 40 años, el entorno del príncipe Felipe de Borbón, ha tenido a bien, hacer público un "reperage" fotográfico de 16 imágenes encargadas a una fotógrafa premio nacional de Fotografía, con el objeto de lavar en la medida de lo posible la deteriorada imagen que la casa real ha ido acumulando ante los españoles en los últimos meses. Son un conjunto de fotos, cuidadosamente elaboradas, problamente con el recurrente photoshop incluido, en línea con los tradicionales reportajes edulcorados clásicos de revistas del "cuore" como Hola. Parece transmitir un aparente distanciamiento del resto familiar, de los desaciertos de su padre el rey, o los chanchullos de su cuñado Urdangarín. Puede incluso dar la sensación de que, el entorno de la casa real esté ya planificando una próxima y natural abdicación de Juan Carlos, que es obvio -que por su edad y avatares- se encuentra mermado de facultades.
Sin embargo, probablemente el momento elegido no haya sido el más oportuno, y pueda provocar el efecto contrario al propuesto. Y decimos esto, porque trasnmitir a la ciudadanía ese idílica imagen familiar, de que no pasa nada, cuando la casa real, por omisión, parece concordar con las medidas impopulares del gobierno, puede llegar a ser insultante para todos aquellos millones de españoles que viven en el umbral de la miseria, con recortes en sus prestaciones, sueldos, derechos sanitarios o educativos. No se corresponde en nada con la situación real del país y la de millones de españoles a los que se quiere mostrar cercanía y transparencia. Y es que dolerá a millones de españoles, que su "futuro" rey publicite tanta felicidad, desde su palacete del Pardo. Él, por ser hijo de, vive desde hace10 años en un chalet o palacete, que le ha costado a los españoles solo 4 millones 200 mil euros (y eso porque el solar era gratis). Es un chalezaso de 1.771 m2 útiles, más casi 2 mil más de jardines y piscina de 15 metros, servidumbre que le cocina y limpia, y disfrute privado de obras de arte del patrimonio nacional (ver:

¿Cómo puede conciliarse cercanía con los miles de españoles que han perdido sus casas por la usura de los bancos, o tienen que compartir con estrecheces vivienda con familiares por no poder pagar un alquiler? ¿Cómo pueden conciliarse con los millones que no encuentran trabajo, que no tienen ningún ingreso, cuando él cobra mensualmente por ser hijo de, unos 12 mil euros al mes? Hace unos días, se hizo también público unas fotos llevando a sus hijas al colegio, el colegio privado de los Rosales. Muchos millones de españoles se preguntarán si ese colegio tendrá una ratio en torno en los 30 alumnos, como el resto de los colegios públicos donde estudian sus hijos, o recorte en profesores, mientras muchos de estos padres no podrán pagar libros, material escolar, transporte o comedores escolares.
Se habla de ejercicio de transparencia, pero no se dice cuánto ha costado el citado reportaje, al que probablemente escasísimos españoles podrían acceder. Quizá no hubiera hecho falta ese gasto, ese restregar por la web a millones de españoles lo bien que viven, hubiera sido más agradecido, que se acercaran de otro modo al resto de los españoles, que salieran de esa torre de marfil privilegiada, que hubiera algunos gestos solidarios con los millones de españoles que lo están pasando mal. Todavía no se ha visto un gesto, por ejemplo con Canarias, y concretamente La Gomera, como si no fuéramos parte de España. Por tanto, todo apunta a que será una mera cuestión de maquillaje.