Páginas vistas en total

lunes, 4 de mayo de 2009

YO ME QUEDO BOBO...

Le cojo a mi amiga Lili esta frase que ha hecho popular en el programa "En Clave de Ja", para titular este comentario al respecto de un afirmación del catedrático de Derecho Político de la Universidad de Zaragoza, Manuel Ramírez, porque así me quedé cuando la leí: Bobo. Luego, releyéndo con frialdad, ese artículo en el que niega que el franquismo fuera fascismo, me fui quedando que en vez de ante una "frivolidad" más en estos tiempos frívolos, estaba ante una provocación perfectamente organizada. Porque lo es. Precisamente ahora cuando se debate con dificultades la memoria histórica, y cuando salen a la luz con todo tipo de pruebas los crímenes del fascismo franquista, que se nos quiera convencer de que este largo periodo de la negra historia de España no lo fue. Es toda una provocación, porque sale además apadrinada por una fundación como la FAES, presidida por el ex-presidente del gobierno español del PP, José María Aznar. Por muchas de sus acciones políticas, creo que a Aznar le hubiera gustado vivir aquel tiempo de facismo. Recordemos, entre otras cosas, que a espaldas de la mayoritaria opinión del pueblo español, e incluso de todo un parlamento, tomó la decisión antidemocrática de meternos en una guerra que tan graves consecuencias nos acarreó, alineándose con el letal trío de las Azores. Recordemos que en su momento, su partido votó en contra de la constitución. En el artículo titulado "Hace 70 años. El régimen político y su mentalidad", publicado por la Fundación FAES de Aznar, su amparado Manuel Rodríguez, nos quiere convencer que el franquismo no tuvo ideología, como la tuvieron el nazismo alemán y el fascismo italiano. Franco aplicó las mismas bases fascistas que sus homónimos, de falta de libertades, represión y encarcelamiento, así como de persecución racista y exterminio físico, con apoyo de la derecha politica, económica y religiosa. También sus símbolos y sus grandes mentiras. La diferencia fue que sobrevivió mucho tiempo por la tibieza de las democracias burguesas occidentales, que sacrificaron al pueblo español a cambio del alineamiento franquista a su lado en un mundo dividido por un telón de acero y dominado por la guerra fría. Si Franco no tuvo ideología fascista, ¿Entonces como explicaría Manuel Ramírez, que a pocos días de su desaparición el dictador ejecutara tres penas de muerte, desoyendo el clamor mundial en contra, y hasta el del Vaticano? Es por estas cosas, que la memoria histórica es necesaria para no olvidar nunca lo que jamás debió suceder. Recomiendo http://escritoconsentido.blogspot.com/ que además reproduce de youtube la canción "Cálice" de Chico Buarque que escribió contra otra dictadura, la brasileña. En portugués suena igual "Cálice" (cáliz) que "Calese" (cállese), de ahí el juego de palabras de la canción para evitar la censura.

No hay comentarios: