Páginas vistas en total

viernes, 28 de agosto de 2009

LEY ANTITABACO

Parece ser que el recientemente fallecido senador Edward Kennedy va a ganar una batalla después de muerto. Durante muchos años fue valedor de una nueva ley antitabaco en su país, que el anterior gobierno Bush había obviado en connivencia con el lobby tabaquero. El proyecto está dirigido a reducir drásticamente el consumo ante los fuertes costes sanitarios que provoca, subiendo la edad de iniciación al hábito, limitar la venta en los habituales dispensadores, limitar los niveles de nicotina, desmarcarlo en la publicidad de eventos deportivos, además de mantener el aviso de su toxicidad. Curiosamente, hasta ahora, el control de la industria tabaquera ha estado al margen de la FDA (Food and Drug Administration) organismo que sí controla el tema de la alimentación y las medicinas en USA. La nueva ley propone que la FDA intervenga a partir de ahora para garantizar el cumplimiento de la ley. Dos de las grandes empresas mundiales como Lorillard -la más antigua existente- (Kent, Newport...) y J.R.Reynolds (Camel, Winston...), ésta última participada por el gigante alimentario Nabisco (Fontaneda, Chips Ahoy, Oreo, Fruco...) a su vez participado por otro monstruo como Kraft ( salsas, oscar mayer, queso Filadelfia y múltiples marcas locales por todo el mundo), han puesto el grito en el cielo aduciendo que beneficiará aún más a Philip Morris (Marlboro, Benson&Hedges, L&M, Lark, Chesterfield...) en el control de ventas. Curiosamente Philip Morris mantiene un programa preventivo contra el tabaco, sobre todo en el consumo infantil, y su website parece más la de una institución sanitaria que de una multinacional tabaquera. Al proyecto se ha opuesto el belicoso senador republicano por Carolina del Norte Richard Burr. Claro, Carolina del Norte es una de las grandes productoras de tabaco y le deben haber pagado la campaña para que saliera electo para defender sus mortíferos intereses. Este senador también se ha destacado por su oposición a la elección de la jueza de origen puertorriqueño Sonia Sotomayor como miembro de la corte suprema. Pero además, en la nefasta carrera política del Burr, se encuentra su reciente proyecto de ley para que ningún afectado por medicamentos en prueba pueda llevar a los tribunales a los laboratorios que los fabrican, basándose en el interes general de esos experimentos. Esta ley de la impunidad, aparece justamente cuando se lanza una supuesta vacuna contra la gripe A1 (el inocuo antigripal Tamiflú de Rumsfeld), cuyos efectos contraindicantes están por ver aún. Otros de los experiemntos que quedarían impune, serían los relacionados con el ántrax, elemento destinado al arsenal bacteriológico en guerras.

No hay comentarios: