Páginas vistas en total

miércoles, 25 de abril de 2012

25 DE ABRIL PORTUGUÉS



El 25 de abril de 1974, un movimiento revolucionario en las fuerzas armadas portuguesas, descontentos con la situación del país por la herencia del dictador Salazar y las inútiles guerras coloniales, se puso al frente de una revolución contra el continuador del dictador Marcelo Caetano. Una revolución incruenta, en la que los claveles -que colocaban las mujeres en los fusiles de los soldados- sustituyeron a las balas, y con la que Portugal recuperó la república instaurada en 1910 por la corrupción generalizada, mala administración y gobierno dictatorial del último rey, Carlos I (apodado "el rey perdido"), y el brevísimo de su hijo Manuel II, que acabó huyendo del país. Sin embargo, en 1933, año en que Salazar copó el gobierno del país, Portugal se convierte en una dictadura, gracias a una nueva constitución corporativista inspirada en el regimen fascista italiano de Benito Mussolini. Iniciado el golpe militar franquista contra la II república española al año siguiente, Salazar apoyó a Franco, no sólo políticamente, sino también militarmente con el envío de tropas de apoyo. Poco después, España y Portugal, por medio de la firma del pacto ibérico entre ambos dictadores, entraron en una larga noche de la que no despertarían hasta 1974 y 1975, respectivamente, Portugal, apostando por retornar la República, y España, por restaurar una monarquía y un rey que el propio Franco, había previsto sucesoriamente. 
La "Revoluçâo dos cravos" (Revolución de los claveles), como ha pasado a la historia, se puso en marcha en Portugal a las 00.25 horas del 25 de abril de 1974, al escucharse en la emisora radio Renascença la canción de José Afonso, "Grândola vila morena". Era la segunda consigna, ya que la primera, de aviso- se dejó escuchar en otra emisora a las 22.15 horas del día anterior, como preparación. Para esa primera consigna se escogió la canción "E depois do adeus" (Y después del adiós), compuesta la música por José Calvário y la letra por José Niza, una bella balada romántica que semanas antes había defendido en Eurovisión el cantante Paulo de Carvalho. Niza, hasta su muerte el pasado año, fue uno de los nombres importantes de la canción portuguesa, uno de cuyos temas más populares es la canción "Uma flor de verde pinho", que con letra del gran poeta y político Manuel Alegre, representó a Portugal en 1976 en Eurovisión a través de la gran figura del fado y canción popular Carlos do Carmo. En su labor política, contribuyó de manera notoria al desarrollo de la música en su país (derechos de autor, protección de la música portuguesa, reducción de impuestos a la importación de instrumentos musicales, etc).
Sin embargo, a la historia ha pasado vinculada al momento histórico del 25 de abril "Grândola vila morena", tema compuesto en 1964 por José Afonso (1929-1987) y dedicado a la Sociedad Musical  Fraternidad Solidaria, del municipio de Grândola en el distrito de Setúbal del Alentejo portugués. Afonso la incluyó posteriormente en su popular disco "Cantigas do Maio" editado en 1971:
Grândola, villa morena
Tierra de fraternidad
El pueblo es quien más ordena
Dentro de ti, oh ciudad
Dentro de ti, oh ciudad
El pueblo es quien más ordena
Tierra de fraternidad
Grândola, villa morena
En cada esquina, un amigo
En cada rostro, igualdad
Grândola, villa morena
Tierra de fraternidad
Tierra de fraternidad
Grândola villa morena
En cada rostro, igualdad
El pueblo es quien más ordena
A la sombra de una encina
De la que ya no sabía su edad
Juré tener por compañera
Grândola, tu voluntad
Grândola, tu voluntad
Juré tener por compañera
A la sombra de una encina
De la que ya no sabía su edad 

No hay comentarios: